El láser Excímer corrige los defectos refractivos, esto es: miopía, hipermetropía y astigmatismo.
A todas aquellas personas que no toleren o quieran dejar de usar gafas o lentes de contacto, siempre que su caso sea operable.
El paciente debe pasar un examen oftalmológico completo para que podamos determinar el grado del defecto a corregir y descartar alteraciones oculares que contraindiquen la aplicación del láser Excímer.

Si el paciente es portador de lentes de contacto en el caso de ser blandas deberá quitárselas con una semana de antelación, y en el caso de ser rígidas deberá quitárselas 15 días. Durante este tiempo no debe ponerse para nada las lentes. Podrá, eso sí, usar gafas. Hay pacientes en los que el uso de gafas resulta extremadamente incómodo, pero esta condición es importantísima para que el estudio, sobre todo de la superficie corneal, sea fiable. Las lentes de contacto tienden a dar forma a la córnea. Se trata de "descansar" el ojo para que vuelva a su forma habitual y así graduar de manera precisa la superficie que luego se va a operar.
El examen oftalmológico que realizamos en Cliniteco incluye las siguientes pruebas:

Medición automática de la graduación con un refractómetro.
Comprobación subjetiva de la misma.
Examen del segmento anterior del ojo con un biomicroscopio.
Toma de tensión ocular, previa instilación de un colirio anestésico, con un tonómetro.
Medición del espesor de la córnea con un paquímetro.
Examen del fondo de ojo. Para esta prueba es necesario dilatar la pupila. Esto puede producir visión borrosa y fotofobia durante un tiempo, normalmente, durante dos o tres horas, por lo que es conveniente que el paciente venga protegido con gafas de sol, en el caso de las horas diurnas y, sobre todo, que no conduzca al salir de nuestro centro.

Realización de una topografía corneal que nos permite conocer la curvatura de toda la córnea tanto en su cara anterior como posterior.
Estudio aberrométrico de posibles irregularidades corneales que se puedan beneficiar de tratamiento personalizado.
Valoración de diámetro pupilar en oscuridad para conocer la zona que hay que tratar con el láser y evitar deslumbramientos nocturnos tras la cirugía.
Reconocimiento de iris para el correcto seguimiento mediante “eye-tracker” de los micromovimientos oculares durante la aplicación del láser y evitar pérdida de impactos durante la intervención.
Estudio de la película lagrimal y de la sequedad ocular.
Si alguno de nuestros oftalmólogos, tras estudiar su caso, considera que es operable, será usted el que tenga que decidir. En Cliniteco disponemos de unos días prefijados de cirugía en los que podrá ser incluido.
No. El tratamiento preoperatorio consiste en la aplicación de un colirio en su propio domicilio. La cirugía es ambulatoria y una vez operado usted puede regresar a su casa.
La cirugía refractiva con láser Excímer dura segundos. El paciente solo debe mirar una luz naranja instalada encima de su ojo. La técnica es absolutamente indoloralo que permite la correcta colaboración del paciente.
Usted decidirá si quiere operarse uno o los dos en la misma intervención. Nosotros, por cuestiones de comodidad del propio paciente, recomendamos operar ambos ojos en la misma intervención. Pero el paciente tiene la última palabra.
En el ojo del paciente se instilan unas gotas de colirio anestésico antes de la intervención. Eso es suficiente para controlar la molestia que pueda ocasionar el láser.
Las molestias que pueda ocasionar la técnica, se controlan perfectamente con colirios analgésicos.
Después de la intervención y en ausencia de complicaciones, la recuperación visual y, por tanto, la reanudación de una actividad social y laboral normales, se produce en pocos días. Si el paciente precisa una baja laboral, nosotros le proporcionamos un informe de la cirugía realizada para que su médico de cabecera se la tramite.
La revisión postoperatoria por un miembro del equipo le orientará sobre la evolución esperable en su caso y sobre las precauciones que debe tomar para una correcta evolución.
El objetivo de la cirugía con láser Excímer es modificar la curvatura de la córnea para que el foco de luz que forma las imágenes en el ojo humano vuelva a formarse en la retina, su lugar natural, para que la imagen sea nítida. Sin complicaciones añadidas, la técnica es segura y fiable.
Desde el año 1983 y en todo el mundo. Millones de casos nos avalan. La cirugía refractiva con láser Excímer ha experimentado notables avances, hasta convertirse en una técnica precisa, segura, de resultados fiables a largo plazo y con un muy bajo índice de complicaciones.
Con los avances experimentados en los últimos años, los mejores resultados se obtienen en miopes entre 1 y 10 dioptrías, hipermétropes de hasta 6 dioptrías y astígmatas de hasta 5 dioptrías. Aunque siempre es nuestro oftalmólogo el que le expondrá cuál es la alternativa más adecuada a su caso.
Para pasar esa primera visita debe, si es portador de lentillas, quitárselas una semana antes de venir a nuestro centro. Téngalo claro a la hora de pedir día y hora. Solo tiene que llamar cualquier día, de lunes a jueves de 10:00 a 14:00 h y de 16:00 a 20:00 h o el viernes de 10:00 a 14:00 h al teléfono 913 875 371. La primera visita es imprescindible ya que nuestros oftalmólogos son los que le ofrecerán una información más detallada sobre la técnica y los posibles resultados en su caso concreto.